¿Bolso o mochila, qué es mejor para la espalda?
1 marzo, 2018
1

No salimos de casa sin ellos y casi llevamos media vida dentro, llaves, cartera, móvil, agenda, el tupper para la oficina, el iPad… bolsos y mochilas son un accesorio imprescindible en nuestro día a día, pero su uso continuado y sin control puede suponer “daños colaterales” para nuestra salud.

Y es que su forma, tamaño, tipo de asa o peso, y también nuestra forma de llevarlos, pueden causar daños y lesiones en espalda, hombros, brazos y manos, que podemos evitar siguiendo unos sencillos consejos.

Si eres de los que no salen de casa sin su mochila, la recomendación general es que su peso no exceda el 20% de tu peso corporal y, siempre, llevarla de forma simétrica sobre los dos hombros para minimizar la torsión del cuerpo y lo más pegada a la espalda que puedas. Además, debe contar con asas anchas, ajustables y acolchadas en las zonas de apoyo. Siguiendo estas pautas podrás llevar todo lo que necesitas y, además, cuidar tu salud.

En el caso de los bolsos, los hay de muchos tipos, de asa corta, larga, tote, clutch, bandolera…hay tantos como ocasiones para utilizarlos y lucirlos. Pero es igual de importante que no dejemos de lado algunas indicaciones de uso muy sencillas.

Procura no cargarlo con más de un kilo de peso, alterna la posición, cámbialo de hombro, brazo, antebrazo o mano cada 10 o 15 minutos para evitar que corte la circulación del brazo. Y si lo llevas en bandolera, debe tener el asa acolchada y llévalo lo más cerca del cuerpo posible para evitar su balanceo.

Mochilas para los niños

¡Cuidado también con las mochilas de los niños! A diario van al cole con más peso del recomendado y de una forma perjudicial para su salud. Toma nota de estas recomendaciones: un niño no debe cargar más del 10 o 15 por ciento de su peso corporal. El exceso de peso de la mochila puede provocar una curvatura anormal de la espalda e incluso impedir el correcto crecimiento de los huesos. Además, la presión y la tracción sobre músculos y articulaciones provocan, entre otros daños, que el pequeño camine encorvado hacia adelante.

 

Los expertos recomiendan elegir mochilas con asas anchas y acolchadas, que cuenten con respaldo acolchado también, ubicar los libros más pesados en la zona más cercana a la espalda, llevarla siempre con las dos asas sobre los hombros y no cargar con ella más de 15 minutos seguidos.

En cuanto a las mochilas con ruedas, éstas deben contar con un asa de altura regulable, que se adapte a la estatura de cada niño. Y la forma correcta de llevarla es hacia delante, no arrastrándola, para que no tiren de ella con un solo brazo con el consiguiente desequilibrio del esfuerzo.

Como veis, unos consejos muy fáciles de seguir, pero con grandes beneficios para vuestra salud y la de vuestros hijos.

Deja una respuesta

1 comment

  1. […] con todo lo que necesitas. Atrás quedó pensar en ella únicamente como complemento, de hecho, la mochila de mujer es un clásico que esta temporada viene pisando fuerte, dispuesto a quedarse y dar mucha guerra. Y […]